En el servicio de reparto de alimentos también entregamos congelados, por lo que, esta semana, queremos acercaros un poco más de información sobre estos productos tan interesantes.

Salvo algunas excepciones (huevo, mayonesa, lechuga, nata), la gran mayoría de los alimentos se pueden congelar.

El mejor momento para congelar un alimento es durante su punto de mayor calidad.

La congelación es un método de conservación que protege y mantiene los alimentos por periodos extensos de tiempo, al prevenir el crecimiento de microorganismos que causan el deterioro de los mismos y las enfermedades transmitidas por los alimentos.

El mejor momento para congelar un alimento es durante su punto de mayor calidad, por lo que es mejor congelar aquellos alimentos que no vayan a ser consumidos a la brevedad.

Algunos alimentos necesitan ser blanqueados o escaldados antes de su congelación.

Al contrario de lo que se piensa, el proceso de congelación (realizado adecuadamente), no destruye los nutrientes de los alimentos, aunque si puede haber una pequeña pérdida nutritiva. Lo que puede causar el deterioro de la calidad del alimento es la actividad enzimática, debido a que la congelación no la detiene. Es por esto que algunos alimentos necesitan ser blanqueados o escaldados (sumergir un alimento en agua hirviendo por unos segundos) antes de su congelación para prevenir el deterioro por actividad enzimática.

Otro punto importante es empacar apropiadamente los alimentos antes de congelarlos, utilizando bolsas o recipientes herméticos diseñados para tal fin, para mantener la calidad y prevenir “quemaduras” por frío.

La forma más segura de descongelar alimentos y cómo debería hacerse es pasando el alimento del congelador al refrigerador de un día para el otro.

Para evitar peligros descongele adecuadamente los alimentos. Hay varias formas de hacerlo: la más segura, y cómo debería hacerse, es pasando el alimento del congelador al refrigerador de un día para el otro. Otras opciones son: bajo agua fría dentro de una bolsa hermética o en el microondas. Los dos últimos métodos deben ser utilizados solo si el alimento va a cocinarse inmediatamente.

Para conocer los tiempos de congelación de cada alimento consulta las tablas de referencia de tu congelador (suelen venir detalladas en la puerta del mismo), ya que dependerán de la temperatura que alcance.

¿Por qué no es seguro congelar y descongelar un alimento sucesivas veces?

La congelación en un método de conservación que no destruye las bacterias presentes en los alimentos, las mantiene en estado latente (“como si estuvieran dormidas”). Al descongelarlo, esas bacterias recuperan su actividad (“se despiertan”) y vuelven a multiplicarse.

Las congelaciones y descongelaciones sucesivas pueden aumentar considerablemente la carga bacteriana, convirtiéndolo en un alimento nocivo para la salud.

Una recomendación válida es cocinar el alimento cada vez que se desee volver a congelarlo. Por ejemplo, descongelar carne picada para hacer una salsa boloñesa y luego congelar la salsa ya cocinada.


Puedes leer más artículos interesantes así como recetas y contactar con Viki Lorenzo a través de su web:

Viki Lorenzo – Nutricionista