Estamos rodeados de gente estupenda. Equus Zebra se rodea siempre de gente así para seguir aquí, con nuestra gente.

Estamos rodeados de los profesores voluntarios que donan sus conocimientos a sus alumnos; de los alumnos que donan a sus profesores interés por esos conocimientos; de los universitarios empeñados en que sus prácticas sean prácticas y les permitan practicar con los estudiantes que no son universitarios, pero sí  tienen universalidad; de los amigos que deciden donar su tiempo que es más que oro para los que estamos, aquí que desde hace tiempo sabemos que ellos son oro; de las amigas que aparecen porque las necesitamos y hacen que sea necesaria su aparición; de los niños que sin ellos no seríamos niños los demás y también lo necesitamos; de los adolescentes a los que les ayudamos a dejar de ser adolescentes en plena adolescencia; de los compañeros que no quieren estar solos y nos acompañan para no dejarnos solos; de las personas fugaces, de las permanentes, de las estelares, de las que quieren venir a querernos y de las que nos quieren y por eso vienen,…  vienen a Equus Zebra porque en Equus Zebra estamos rodeados.